Canal RSS

Archivo de la categoría: Espejo Devino

979 Espejo Devino

979    Espejo Devino

 

926    Siente il valor delince

927    Atrabesando espacio e intuición.

928    Sé partel sol rehpirador dincendios

929    Diel vacío latiente y constelado.

930    Voluntada tierra questremece.

 

931    Y cual espesura no puede

932    Ver claros desilente bosque

933    Yerramoh y resbalami en sedimentos del mar

934    Dol’Espíritu navega solitario

935    Mirando nel espejo

965    in di fer ente

967      di la eternidad.

Anuncios

296 Improvisación número equis.

297    ¿Has visto el azaroso día?

298    Creo que llegamos tarde

299    Ya ves que todo día es

300    cada vez

301    más caótico, arbitrario

302    Parece como

303    flores campiranas

304    creciendo en el viento.

 

305    ¿A qué se parecen esas nubes?

306    ¿Y cómo es que yo te amo tanto?

307    En un día como este, quiero decir.

308    En un día donde la tarde fría

309    se extiende

310    como si tuviera calor.

311    En un día donde la lluvia…

 

312    ¿Qué dices?

313    Cuando me hables

314    no pongas tu voz en el viento,

315    no  dejes que azules manos

316    ni el amargo beso

317    Mueran sin testigos

 

318    Y la noche se extiende

319    como tres ausencias.

320      ¿Estás mirando la noche?

No todo verso es rezo dolorido…

No todo verso es rezo dolorido.

Busca el iris bermejo del atardecer

vertido en el vaso cristalino de las horas que bebes.

Busca los baños de luz

de los jugos de las peras;

mientras el árbol es visitado aún por el rocío.

Necesito más que mis palabras solas,

iguales a velas desgarradas.

Mi alma es un navío cuyo capullo es una flor hermosa pero inútil.

 

Y no es dura como las rocas

ni protegerá a nadie como protege un muro

ni será santa como las estelas y las cúpulas de los templos.

Y no es ligera como el aire,

y nunca se verá libre

ni hablará con las quimeras formadas de las nubes.

Tampoco es vasta y profunda como el mar,

ni es capaz de llorar como los lobos

ni se ríe como la música de los ríos.

 

Más bien se esconde furtivamente;

toma la forma de una hoja otoñal,

se coloca entre los tallos de un ramo,

amarga el aroma y hace llorar los presentimientos de las amadas.

 

Entonces ya no hay renovación de las canciones.

Conozco un corazón en el que se han podrido

todos los panes, los frutos y los vinos.

No es justo que haya descendencia

de planetas que no giran.

 

Váyanse los demonios del universo in verso.

No todo verso es rezo dolorido,

busca los cristales de ambrosía en el eco interior de los prados,

dime el nombre de tus pensamientos cabalgantes.

¿Te aman tus espejismos?

Y esos dictados insinuados de los dioses,

¿los recogió tu pluma?

¿Guardaste el mapa de tu paraíso

en la empuñadura de tu espada?

Y, ¿verdad que la cera no es la materia de tus alas?

Y, ¿verdad que el laberinto es un ejército de ortigas extranjeras?

 

No todo verso es rezo dolorido,

aunque mi alma sea un navío

cuyo capullo es una flor hermosa pero inútil.

Una lluvia de instantes apagados nos comprende,

un monótono rumor escucha nuestro silencio.

Huele a arena de naranja.

En el sueño un dios nos dice que no nos despertemos.

264 ¿Pero

265    Cuándo grita la mariposa?

 

266    La vida, cual violines vertiginosos,

267    Es fuego.

268    Hazlo vibrar ingenuamente

269    Hasta morir.

270    En eso consisten los suspiros

271    El último ha de ser llanto limpio.

 

272    Como luna afilada

273    Que nos corta por mitades…

274    Se mancha de nuestros ojos

275    Aquella noche bonita

276    Que sombras abrazaba.

 

277    Todas las mujeres en tu boca

 

278    Todo hombre

279    halando sonrisas de viento.

 

280    Los recuerdos han callado

281    Y hemos comprendido

282    Que más allá de los sueños

283    Hay otro mundo frío.

284    Me pareces luciérnaga

285    A punto de hundirse en la niebla.

286    Y la serpiente te ha visto

 

287    La serpiente muerde el corazón del hombre

288    Y la sangre del hombre

289    Sobre nuestras alas de colores

290    Ya no nos deja volar.

291    Todo bajo un velo

293    De ternura amarga como el vino

294    En medio de violines vertiginosos

 

295    Y de pronto

La música se apaga.

Morena (Lo subjetivo es lo verdadero.)

         

…you reached for the secret too soon

you cried for the moon…

-“Shine on you crazy diamond”,

Pink Floyd.

_

_

_

234    Tu sonrisa desborda

235    como pájaro que busca a ras de luna

236    el secreto.

237    Me hacías creer que el mundo es mundo

238    cuando                                                                                  entre mis brazos.

_                       tu                                                                   arena

_                                cuerpo                                   como

_                                                   se esparcía

_

239    ¿A qué llamo lugar?

240    El fin del mundo se parece

241    a tu respiración vio lenta,

242    a tus dedos que se mueren como ramas.

_

243    Un lugar es sólo algo

244    que creo que ríe y sufre.

_

245    El árbol que escogiste aún no me habla.

246    La canción del sol oscuro

247    es secreto.

248                             y cómo observa la brisa

249    el mundo de los sueños.

250                             y cómo reza la calma

251    para que haya tempestad.

_

252    Tu recuerdo es cual muerte de otoño,

253    o era noviembre augusto y no llovía,

254    o no te conocía en aquel entonces.

_

255    Un sol fragilidad no despertó silencio.

256    En el fondo, la niebla teme que las cosas

257    se confundan.

258    Y astros y planetas

259    hacen brillar mi libertad

260    para que vaya la mirada hacia lugares

261    que todavía no tienen nombre.

_

262    Mas no sabía el sol oscuro

263    que me gustó quedarme bajo la sombra de aquel árbol.

Oraciones

223    *Que no espere el abismo a que tú llegues

224    Porque llegarías muy tarde

225    Ni pregunte mi pluma por tu sangre

226    Ni tu ausencia se presente en lo que escribo

 

227    *Has visto llegar el día y huir las esperanzas

228    Mi corazón te esperó toda la noche.

 

229    *Si yo “supiera” cuál es el límite del mundo

230    te llevaría, te llevaría, te llevaría.

231    Y si pudiera mostrarte el abismo

232    para que allí tuvieras ganas de matarme

233      Yo sólo te amaría.